Home / Artículos / Los rollitos de primavera







Los rollitos de primavera son el plato típico de la cocina china. Quizás se trata del plato más conocido (junto a los tallarines) y más imitado. Su nombre original es chan juan.
Los rollitos de primavera se presentan como un rollo pequeño de masa de hojaldre (harina de trigo) o papel de arroz (harina de arroz) rellenos de verduras, brotes de soja, brotes de bambú, setas, masa de alubia y trocitos de carnes (de pollo, ternera o cordero). Y por supuesto, como todo el mundo sabe, se acompañan con salsa de soja o salsa agridulce.

 

Las variaciones de los rollitos de primaveras son muchas y dependen de la zona donde se preparan. Además de la cocina china, los rollitos de primavera se consuma en las cocinas asiáticas de Vietnam, Tailandia, Taiwan, Filipinas, Indonesia, Cambogia… aunque podemos encontrarlo en cualquier restaurante chino de Europa, Sur America, Estados Unidos, Australia….

 

En Tailandia el rollito de primavera toma el nombre de lumia y está hecho con una masa de harina de arroz. En Vietnam son similares pero son más pequeños y crujientes. En nuestra opinión son los más ricos, de hecho, en china podemos encontrar restaurantes vietnamitas del mismo modo que aquí encontramos los restaurantes chinos. Y si los chinos comen comida de Vietnam, pues…

 


 

 

El origen de los rollitos primavera se encuentra en la tradición china. Este plato se preparaba para celebrar el año nuevo lunar (o fiesta de primavera). En los principios parece ser que la receta original contenía solo brotes de bambú fresco, luego se empezó a rellenarlo con más ingredientes.
Su forma está inspirada en un animalito muy famoso en china: el gusano de seda. En primavera este bichillo empieza a engordar y da inicio a la creación del capullo (que sirve para obtener seda).

 

Los rollitos de primavera se pueden consumir como entrante, como desayuno (versión dulce), pero también como dim sum, es decir “mata gusanillo”, en cualquier momento del día. En China se pueden encontrar en tiendas ambulantes, tantos dulces como salados, al vapor o fritos.
Aquí en España lo podemos pedir llamando a cualquier restaurante chino.